CONCLUSIONES Y PROPUESTA

El Pueblo Valenciano es, hoy, un pueblo libre y soberano, dueño de su destino que decide colectivamente. No necesita salvadores ni redentores.

Ha construido, a lo largo de su historia, una lengua y una cultura en un territorio que, con variaciones circunstanciales, se extiende desde el Cenia hasta el Segura, el actual que conocemos como Comunidad Valenciana por lamentable decisión política. El nombre histórico que le corresponde es Reino de Valencia.

La Lengua, tanto escrita como hablada, es un medio de comunicación esencial. y un signo de identidad. En la Comunidad Valenciana existen tres, la castellana/española, la valenciana y la de las tierras del interior, para las que un filólogo ha propuesto el nombre de “churro”, válido como cualquier otro y preciso por necesario.

La castellana es de importación, consolidada desde hace varios siglos y plenamente aceptada, especialmente en las grandes ciudades.

La lengua valenciana y la “churra” se han creado desde la más antigua prehistoria. Sabemos que los neandertales valencianos ya podían emitir sonidos, que no gruñidos, al disponer del hueso hioides. 30.000 años más tarde, los iberos tenían ya una lengua perfectamente estructurada que pudieron escribir, con ayuda de semi silabarios/alfabetos orientales prestados. La llegada del latín la transformó profundamente. Otras aportaciones posteriores se sumaron y, tras la conquista por Jaime I para el Reino Aragonés, ya nos aparece como “valentina lingua” y lengua valenciana, nombre que es el que le corresponde por historia, naturaleza, entidad y voluntad colectiva.

Hoy, la Lengua Valenciana o Idioma Valenciano es una lengua viva, muy viva entre el pueblo valenciano, usada permanente y especialmente en el día a día “dels nostres pobles” desde el Cenia al Segura

Pero el pancatalanismo, con desvergüenza, osadía, chulería y prepotencia, ha declarado la guerra al Pueblo Valenciano.

Los que no son pancatalanistas, abominan de la Lengua Catalana, no aceptan el golpismo y separatismo, son fascistas, fachas y ultra radicales. La consigna que reciben los pancas es el ir a por ellos, independientemente de la ideología política de los mismos.

Pero a la Guerra solamente se puede responder de dos maneras:

1º. Con la Guerra

2º Poniendo la otra mejilla

Pero la guerra ya es a muerte. El valencianismo  de sentimiento y naturaleza          debe ser exterminado, anulado, expulsado y lo practican desde hace años sin que los memos lo advirtieran e, incluso, lo negaran

3º Cataluña la Gran, libre y soberana, dirigirá, desde Barcelona, capital dels     Països Catalans, su vida, su presente y su futuro.

Ante esta situación el Pueblo Valenciano debe reaccionar de inmediato. No se puede perder  más tiempo. Es preciso ya la UNION total, la ACCION continuada .

4. Somos más y mejores .200.000 seguros, lo venimos repitiendo insistentemente. Recientemente en extraordinario Editorial de Las Provincias se ha citado esta misma cantidad de votantes valencianos y valencianistas, los fieles a Unión Valenciana en su día y, posteriormente, sin rumbo fijo, pero a la espera de una fiable y estimulante opción política..

Actualmente dicha opción política no se concreta, entre otras razones porque no aparece con claridad y rotundidad, necesarias  para que los expectantes recuperen la esperanza y la ilusión

En las circunstancias actuales, de auténtico acoso y derribo al Pueblo Valenciano, los análisis de la situación pasada y presente, por ajustados que sean, no servirían de nada si no fuera simples puntos de partida para organizar, colectivamente , la Resistencia firme, la Acción continuada a partir de una Unión total en la Accion, que no excluya ningún procedimiento, activo o pasivo para conseguir los fines, salvo los ilegales y , consecuentemente, antidemocráticos.

Leave a Reply