UN REY Y UN POETA

By 5 septiembre, 2018 septiembre 10th, 2018 Artículo, José Vicente Gómez Bayarri

José Vicente Gómez Bayarri

Historiador
Académico de número de la Real Academia de Cultura Valenciana

Cronológicamente coinciden las vidas del monarca Alfonso V de Aragón, el Magnánimo, -III del reino de Valencia y I de Nápoles y Sicilia- y del insigne poeta valenciano Ausias March por lo que desarrollaron sus vidas en el mismo contexto sociocultural y político. El rey vio la luz en 1396 y murió el 27 de junio de 1458. El vate nació en 1397 y falleció el 3 de marzo de 1459.

Respecto a la valoración del reinado de Alfonso el Magnánimo podemos afirmar que ha sido considerado como uno de los reyes más valenciano de todos los soberanos forales de la Corona de Aragón. Es notorio, que el monarca tuvo cierta predilección por Valencia,  Reino que contribuía con subsidios a sufragar gastos de sus campañas mediterráneas. Su corte napolitana fue visitada y contó por notables prohombres valencianos. Celebró numerosas Cortes y juró los “furs” y “privilegis” del Reino. Durante su reinado, Valencia y su Reino gozaron de gran prosperidad y dinamismo.

Con la ayuda de su esposa, doña María de Castilla, convirtió Valencia en  el  principal  emporio cultural peninsular de la Corona de Aragón. En su reinado, la piadosa Reina consorte, virreina de Valencia (1419-1458), que ejerció el cargo de Lugarteniente General de la Corona de Aragón, fundaba el monasterio de la Santísima Trinidad, se preocupó por el Palacio Real, mandó erigir la Capilla de los Reyes del Real Convento de Predicadores de Santo Domingo, se depositó en la catedral Valentina el Cáliz de la Santa Cena que se conservaba en la Aljafería de Zaragoza, las reliquias de San Luis, obispo de Tolosa y las cadenas del puerto de Marsella que se encuentran actualmente en la Aula Capitular de la “Seu”, como trofeo de guerra. Se consolidó la Generalitat General del Regne, se crearon el Archivo del Reino, el cargo de Maestre Racional y se fundó el Real Colegio de Boticarios de la Ciudad y Reino de Valencia. Bajo su mandato, el año 1455, fue proclamado Papa el valenciano don Alonso de Borja, con el nombre de Calixto III y se canonizó a San Vicente Ferrer.

Una parte de los fondos de la biblioteca napolitana de Alfonso el Magnánimo, posteriormente, pasaron a engrosar la Biblioteca Universitaria de Valencia, ubicada  hasta hace unos años en la sede de la antigua Universidad Literaria de Valencia, en la calle la Nave, y actualmente depositados en la Biblioteca Valenciana en estancias del Monasterio de San Miguel de los Reyes.

Alfonso el Magnánimo murió en Nápoles. En su recuerdo se celebraron grandes funerales y su muerte originó una rica literatura panegírica en las cancillerías de los monarcas de la época. Su grandeza se plasmó y podemos sintetizarla en una sentencia que recoge el poema que le dedicó su amigo y poeta Ausias March “En temps dels deus, els homens le adoraven”.

El insigne poeta valenciano Ausias March nació en el seno de una familia ennoblecida y de funcionarios, incorporada al estamento de la caballería y asentada en el reino de Valencia en los años de su conquista y repoblación.

En 1420 Ausias March, Jordi de Sant Jordi, personalidades de ilustres familias de la corte y probablemente el padre y hermanos de Joanot Martorell participaron en la famosa expedición a Córcega y Cerdeña organizada por Alfonso el Magnánimo. Conocemos el “fet d’armes” en el cual Ausias se proponía participar en las campañas del Rey. Está documentada la presencia de nuestro poeta en la primera aventura italiana del Magnánimo, expedición que salió el 8 de mayo de 1420 y luchó en Cerdeña. En 1424 combatió a los piratas de las aguas de Sicilia y norte de África y atacó la isla de Djerba.

Su actuación militar le valió el favor del Magnánimo, el cual desde Zaragoza, el 20 de abril de 1425, firmó un documento otorgándole la jurisdicción civil y criminal sobre el lugar de Beniarjó y las alquerías de Pardinas y Vernissa. El mismo Monarca distingue también al poeta valenciano al nombrarle “falconer major de casa del senyor Rey” y le encarga los servicios de halconería que el Soberano tenía establecidos cerca de la Albufera de Valencia.

El 3 de marzo de 1459 moría en la ciudad de Valencia, a los sesenta y dos años, el más universal de los poetas que han escrito en lengua valenciana.

De la obra de Ausias March han llegado a nosotros 128 poesías, lo que supone más de diez mil versos. El afecto que profesó al rey Alfonso V se manifiesta en una serie de composiciones que el poeta le dedicó. La titulada “Vengut es temps que sera conegut” versa sobre el coraje delante de la muerte. Ensalza a quienes sacrifican su vida por un gran bien y por el interés de todos. Se felicita de vivir en una época que prepara hechos importantes, donde el rey es festejado, pero temido porque creen que puede llegar a ser el más potente de los monarcas. Pero también recuerda, los cambios que la diosa Fortuna puede propiciar. El menosprecio del mundo y de la Fortuna y obediencia a la ley son las condiciones para prepararse contra la muerte.

Vengut es temps que sera conegut//l’om qui son cor haura fort ho couart,//e ja negu no cuyt saber tal art,//que, si es flach, tal no sia sabut:// car, desastruch, al perill de la mort,//ladonchs no·l val enginy en maestria//per ben cobrir sa ‘strema couardia,// ans elegix fugir oer ser estort.

Ausias March abandona “l’estil dels trobadors” y crea un lenguaje que responde más a la realidad lingüística vigente. Va renunciando a los provenzalismos y los sustituye por voces valencianas. Este viraje lingüístico va a marcar “koine” o lengua estándar entre los escritores valencianos y su ejemplo fue imitado por otros creadores literarios dentro de la Corona de Aragón.

Publicado en Las Provincias el miércoles 29 de agosto de 2018, página 22